Categoría: Lisos

Sencillo, elegante y efectivo son las tres características que hacen tan atractivo al papel pintado liso, en el que todo el protagonismo recae sobre un único elemento: el color y sus tonalidades. Y solo con ello serás capaz de pasar de la sobriedad que el blanco, el negro, el marrón, el gris o el azul te aportan a la viveza que se desprende del verde, el amarillo, el rojo o el violeta, entre otros. Así que, ya sabes, saca tu paleta y llena de color las paredes de tu casa sin que caiga ni una gota al suelo. Fácil ¿no?